lunes, 30 de enero de 2017

Bichos raros

La vida es divertida porque somos extraños

Hacemos cosas raras, algunas sorprendentes
Hablamos para nada, viajamos por viajar
aprendemos idiomas y hacemos cursos tontos
(alfarería, cábala, lírica medieval
tarot o quiromancia, religiones de Oriente o bailes de salón)
inventamos historias, vestimos a la moda
creamos oenegés, invadimos países
nos hacemos adictos a los chats
a las drogas, al sexo, a la consola
gastamos más en porno que en comer
llevamos en el culo tatuajes
leemos libros raros para hacernos los listos
mejoramos el mundo consumiendo más drogas
nos acicalamos por una hipotética y remota
posibilidad bastante improbable de follar
cultivamos la tierra y rezamos al cielo
estudiamos carreras y levantamos inmensos edificios
enterramos nuestra vida bajo una hipoteca
y, en general, somos los bichos más sorprendentes
de este documental que algunos llaman vida

Y eso sin ser muy rebuscado, que luego están los raros
los que tocan el arpa, los que escalan montañas
los que van a la ópera, los que van al espacio
los que arden a lo bonzo por una causa justa
los que pagan por ver torturar animales
los que se hacen ascetas
los que van a la tele a contar sus miserias
los que se hacen políticos por tener ideales
los que se hacen los cínicos para ser hijoputas
los que amputan su pene o bailan la jota
los que adoran estatuas y se hacen peregrinos
y los que no salen nunca de su mente o su pueblo
de sus ideologías nunca bien digeridas
o de su mal ventilada habitación

Yo también soy extraño, pero no demasiado
Leo, escribo y estudio
estoy con mis amigos
hago el amor
bebo y tomo drogas a veces
amo
si me dejan, opino
trabajo para pagar lo que rompo o necesito
descreo en todo lo divino
e intento conocer la parte del planeta
que puede costearme mi saldo actual

El Universo, mientras, se expande inútilmente