sábado, 15 de febrero de 2014

De esas veces

De esas veces, ya sabéis, que se te junta todo. Porque tienes la casa patas arriba, la compra sin hacer y dos bombillas que cambiar. Y tienes además que llamar al técnico para que te arregle la bomba de calor, que murió hace un par de días. La visita al banco la llevas retrasando un par de semanas y deberías ir cuanto antes si no quieres que se te pase la fecha. Un colega tuyo espera que le llames porque le prometiste que le ibas a ayudar a no sé qué una de estas tardes. Pero tienes un montón de curro atrasado, que parece que cría y se multiplica: temas que preparar, libros que leer, exámenes que corregir… Para colmo, tu madre te llama y te dice que tienes que pasarte a verla porque le tienes que cambiar unos enchufes y colocar no sé qué mueble. Cuelgas el teléfono y el gato te dice miau. Te recuerda que hace al menos diez días que deberías haberlo llevado a que lo vacunaran.

Me suele pasar entonces una cosa curiosa: me bloqueo, me descoloco, me siento desconcertado y no sé por dónde empezar. Y me dejo caer en el sofá, dando gracias al cielo por no tener hijos. Enciendo la televisión y me pongo a zapear haciendo un tour absurdo por la ruta de la TDT, tan rápido que no llego a enterarme bien de lo que dan en ninguna cadena, hasta que encuentro la mayor basura, la que menos exija pensar, a ser posible algún deporte, y me dejo llevar por la imparable y sinuosa corriente del tiempo.

Supongo que ahora estoy en una de esas veces, aunque no por el curro atrasado ni por las tareas domésticas ni por los compromisos ineludibles. Me pasa con toda esta mierda que me rodea, un país inundado de mierda hasta los bordes en el que hay tanto que hacer, tantos frentes abiertos, tantas ignominias que combatir que desde hace más de un año me siento bloqueado, descolocado, desconcertado, sin saber por dónde empezar.

Mis momentos de bloqueo por asuntos domésticos pueden durar uno o dos días, pero siempre terminan de manera abrupta, intempestiva, cuando comprendo que me voy a meter en un lío, que las tareas me siguen esperando y que va a ser peor si no hago nada. Es entonces cuando arrojo el mando de la televisión donde no pueda encontrarlo, me incorporo decidido, con energías renovadas, y de forma ordenada y planificada resuelvo todos y cada uno de los problemas que me habían tumbado.

Por esto es por lo que pienso que en cualquier momento saldré de mi letargo y haré algo.

Pero no me engaño demasiado. A veces me confieso que no me siento bloqueado, descolocado, desconcertado, sino noqueado.

2 comentarios:

Rubén Bravo dijo...

Mi profesor de latín del instituto siempre decía que cuando tenías varias cosas que hacer empezaras por la más difícil, que la fácil podrías hacerla en cualquier momento. Pero ahora no sé cuál es cuál, y todo parace difícil, muy difícil.

Orion dijo...

A mí me sucede con cierta frecuencia, ¿y a quién no?, lo mismo que a ti.
En lo que se refiere a las tareas domésticas y las reparaciones, soy bastante dejado. Las obligaciones, digamos, diarias (limpiar, poner la lavadora, el lavavajillas, hacer la comida) más o menos las cumplo. Los imprevistos y las averías es lo que peor llevo. No soy muy manitas que digamos, creo que ya lo comenté por aquí, en otro post. Además, ¿no te has dado cuenta de que nunca se estropea una sola cosa, por ejemplo: hoy el lavavajillas no va, mañana el ordenador no funciona por un virus de última tecnología, y al día siguiente la lavadora deja de centrifugar. Todo es así... Las desgracias nunca vienen solas.
En cuanto a la situación del país, pues sí, el panorama es aciago y desolador. A veces me dan ganas de crear un comando terrorista, como "Acción mutante" y atentar contra el sistema, pero no tengo los suficientes arrestos para hacer algo parecido :)
Bukowski decía que cuando se sentía noqueado, se metía en la cama (supongo que borracho) y se tiraba todo el día durmiendo. A la mañana siguiente ya estaba mejor y con una actitud más positiva para afrontar la cruda y dura realidad. No entendía como los expertos recomendaban la actividad física como paliativo para los bajones de ánimo.
A mí me encanta el día después de una noche de jarana. Me refiero al domingo, cuando me levanto de la cama, algo mareado y muerto de hambre, con la boca áspera y seca. Esa languidez física y mental, acompañada de un sentimiento reconfortante de todo me da igual, que me acompaña durante el resto del día. Y luego, después de comer, toda la tarde tumbado en el sofá, viendo pelis cuanto más ligeritas mejor, adormilado y pensando: aquí me las den todas, ¡qué felicidad!
Un placer comentar de nuevo por aquí. ¡Saludos!